BILLETES DE LA PESETA DE LA SEGUNDA REPUBLICA

HISTORIA DE LOS BILLETES DE LA PESETA DE LA SEGUNDA REPUBLICA


El 23 de julio de 1931 el presidente del Gobierno provisional de la República decreta lo siguiente:

  • El Banco de España procederá a realizar nuevas emisiones de billetes en los vuales figurarán emblemas y alegorías a la república.
  • Para revalidad los billetes actuales, que habrán de ser recogidos totalmente cuando se disponga de las nuevas emisiones, el Banco de España estampillará los que posee en sus cajas con destino a la circulación, así como los billetes circulantes, pudiendo ser presentados éstos por sus poseedores o por mediación de las entidades bancarias.
  • Las operaciones de estampillado comenzarán el día 10 del próximo mes de agosto, señalándose el plazo máximo de tres meses para efectuarlas.
  • A partir del 10 de septiembre el Banco de España no entregará billetes que carezcan de estampilla.
  • Desde el 20 septiembre, en las oficinas públicas no se admitirán para el pago billetes sin estampillar.
  • EL Banco de España dictará las normas de régimen interior con el público a que ha de sujetarse el estampillado.
  • La estampilla se ajustará al modelo presentado por los peritos del Banco y de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, previamente aprobado por el gobierno.

Con la proclamación de la II República el 14 de abril de 1931, el nuevo gobierno se encuentra con la urgencia de emitir su nueva moneda circulante para garantizar su autoridad.
En abril de 1931(billete nº 81), debido al cambio político en España, el nuevo Gobierno Republicano presidido por Don Niceto Alcalá Zamora, imprimió billetes de 500 pesetas. Tiene la particularidad de ser uno de los primeros del régimen Republicano, aunque no incorpora su simbología.

En los años treinta se produce una gran subida del precio de la plata, por lo que el Gobierno Republicano comenzó a retirar las monedas de plata. En su lugar emitió billetes (billete nº 78) de 5 y 10 pesetas, conocidos como “certificados de plata”
En noviembre de 1936 fue la primera emisión de billetes realizada por el Gobierno de los sublevados en Burgos. EL billete nº 68 con el reverso de El Alcázar de Toledo desde el puente de Alcántara. El nº 74 con el Anverso del  Escudo de España, sin águila.