BILLETES DE LA PESETA DEL PERIODO CONSTITUCIONAL

HISTORIA DE LOS BILLETES DE LA PESETA DEL PERIODO CONSTITUCIONAL


 

En noviembre de 1902 (billete nº 108) es el primer billete que no tenía matriz. Se utilizó un papel francés con un alto contenido en materias químicas y de poca fibrosidad.  Una vez impreso se le pasaba por una máquina estriadora lo que provocó que se deteriorase con facilidad. Este sistema se dejó de utilizar. 

El billete de 500 (billete nº 106) de 1903 Se trata de un billete de aspecto atípico pero muy bello. La facilidad de este billete para ser falsificado junto con la mala relación entre el dibujante y el grabador hizo que a los cinco meses de su circulación fueran retirados. 

En 1905 (billete nº 105) por primera vez se colocaba numeración en el reverso. Para su impresión se utilizó una nueva máquina alemana “Hummel”, lo que originó muchos contratiempos. 

En junio de 1906 (billete nº 104)  fue el primer billete encargado a la casa inglesa Bradbury, Wilkinson&Co. Se empleó el sistema multicolor Duplex en el anverso, que ganó fama de infalsificable. Se convierte en el único proveedor del banco hasta la guerra. La rapidez, calidad y garantías técnicas de los nuevos billetes dotan a los billetes de gran estabilidad. En este periodo el banco puede ver cumplido su antigua deseo de contar con emisiones de reserva en cantidades suficientes para atender cualquier necesidad inmediata. 

En los billetes emitidos en enero 1907 (billete nº 101) se empleó un papel muy grueso, de procedencia inglesa,  motivo por el cual producen un importante "carteo" (sonido característico que se origina al agitarlos).

Los billetes de 1907 (billete nº 96 y 97)  Todos los billetes de esta emisión son de gran calidad, considerándose una de las mejores emisiones del Banco de España.